RSS
content bg

El primer barco multipropósito de la Armada peruana estará listo en marzo de 2016



La Armada peruana podrá disponer dentro de aproximadamente un año del primero de dos buques multipropósito encargados por la Marina de Guerra del Perú a los astilleros SIMA Callao.

Se trata de barcos de asalto anfibio derivados de la Clase Makassar del cual ya se han concluido 15 módulos de los 27 en los que se está trabajado. Fuentes del astillero señalaron que este navío será entregado en el mes de marzo de 2016.

La quilla de esta primera unidad se montó en julio de 2013 y, una vez botado, el buque desplazará cerca de 11.000 toneladas métricas a plena carga en una eslora de 122 metros. Cabe reseñar que este es el primero de los dos buques multipropósito de este tipo contratados por la Marina.

El presupuesto asignado a la construcción de estos dos buques multipropósito se eleva a 316.800.000 soles, equivalente a cerca de 103 millones de dólares. Este cambio tiene en cuenta el precio actual del sol, pero es de reseñar que el dólar se ha encarecido desde mediados de 2013 cuando se puso en marcha el proyecto. En ese tiempo, la inversión en soles equivalía a 114,43 millones de dólares.

Visita institucional

El avance del proyecto se dio a conocer en una reciente visita a los astilleros del presidente del Perú, Ollanta Humala, y del nuevo premier, Pedro Cateriano, en uno de sus últimos actos como ministro de Defensa. Humala y Cateriano realizaron una inspección de los trabajos de ensamblaje final, equipamiento y acabados del buque escuela a vela de la MGP, el Unión, cuya finalización está prevista para el segundo semestre de este mismo año. En la visita al astillero también estuvieron presentes el comandante general de la MGP, almirante Edmundo DeVille del Campo y el director ejecutivo de SIMA Perú, contralmirante Eduardo Novoa.

Aprovechando su presencia en las instalaciones del astillero estatal SIMA Callao, el mandatario se familiarizó también con los avances alcanzados en el desarrollo del Remolcador Auxiliar de Salvamento, en construcción para la Armada, del cual se han concluido dos módulos, otros tres están en proceso de fabricación y se espera terminar el casco en unos dos o tres meses. Posteriormente se procederá a la integración de los diferentes sistemas que componen la embarcación: tuberías, ventilación, sistemas eléctricos, hidráulicos y sala de máquinas, entre otros. El remolcador deberá estar terminado en 13 meses y tendrá capacidad para desplazarse hasta la milla 200 del dominio marítimo peruano.


Fuente:
Infodefensa

Brasil y Argentina acuerdan la venta de 24 cazas Gripen NG por $5.400 millones



El Ministerio de Defensa de Brasil venderá a las Fuerzas Aéreas Argentinas un total de 24 aviones de combate del modelo sueco Gripen NG, fabricados en Brasil, por un valor estimado de 5.400 millones de dólares.

El acuerdo fue alcanzado esta semana durante la primera visita oficial del nuevo ministro de Defensa, Jacques Wagner, al país vecino, donde se reunió el pasado martes con su homólogo, Agustín Rossi, con quien reforzó varios aspectos de la cooperación bilateral en el ámbito de defensa.

En concreto, los 24 cazas Gripen NG serán producidos en Brasil y entregados a las Fuerzas Aéreas Argentinas entre 2019 y 2024, en virtud al acuerdo alcanzado en 2014 por las Fuerzas Aéreas de Brasil (FAB) y la multinacional sueca SAAB para la adquisición y producción 36 cazas Gripen NG, de los cuales 8 serán del tipo biplaza.

Gracias al ventajoso acuerdo, Brasil podrá emplear y fabricar la tecnología de los cazas Gripen NG una vez cumpla con su compromiso de adquisición y fabricación del avión de combate de generación 4.5, el cual, a pesar de no ser invisible a los radares (5ª generación) presenta muy baja señal térmica y de radar además de la capacidad de vuelo bajo, todo ello a un coste menor que sus competidores norteamericanos (F-22 Raptor y F-35 Lightning II) y ruso (Su-35).

Paralelamente, Argentina se beneficiará también de 6 aviones carguero Embraer KC-390, un proyecto en el que el país es socio junto con Brasil, Portugal y República Checa, pero que en el caso argentino se reforzó con el acuerdo de Alianza Estratégica en Industria Aeronáutica (AEIA), firmado por ambos gobiernos en octubre de 2014.

Similar en tamaño al C-130J Super Hércules estadounidense, aunque menor que el Tupolev Tu-330, el KC-390 consigue transportar 23 toneladas, 4 más que el primero, y parte de su fuselaje está siendo fabricado por la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), en Córdoba.

Por último, el proyecto para el desarrollo conjunto del Avión de Entrenamiento Básico de Unasur (Unasur I) fue abordado durante la visita del ministro Wagner, aunque debido al reciente rechazo del modelo IA-73 como base del proyecto, del cual únicamente se podrían haber fabricado 50 aviones en lugar de los 150 necesarios, no se espera que se llegue a un acuerdo a medio plazo.




Fuente:
Mundo.sputniknews.com

Perú estuvo listo para atacar a Chile si éste agredía a Argentina durante la guerra de las Malvinas




La participación peruana en la guerra de las Malvinas no solo se concretó a entregarle 10 Mirage V con su parque de misiles Exocet, obuses, bombas de 500 kilos y el concurso eventual de pilotos peruanos en determinadas acciones de bombardeo de unidades navales ingleses, sino que fue más extensa porque el Perú montó un dispositivo bélico para involucrarse en la guerra que contemplaba la participación de la Marina de Guerra, Ejército y FAP contra Chile, en caso éste, que públicamente apoyaba a Inglaterra, decidiera atacar a traición, por la espalda, a Argentina.

Los entretelones de este acuerdo fueron discutidos y aprobados en un encuentro realizado en Lima entre el presidente Belaunde con el contralmirante Roberto Nolla y el general Héctor Iglesias, representantes de las Fuerzas Armadas Argentinas y del jefe del gobierno militar argentino, Leopoldo Galtieri, y con presencia del embajador argentino en el Perú, Luis Sánchez Moreno.

La reunión se realizó el dos de mayo de 1982, el mismo día que el crucero argentino “Belgrano” fue hundido en el mar de las Malvinas, por torpedos del submarino atómico británico HMS “Conqueror”, fuera del área de exclusión de 370 kms2 impuestos por Inglaterra, en un hecho que fue condenado mundialmente, porque no se trataba de un destructor, sino de una de transporte cargada con 1,029 conscriptos, de los cuales murieron 323 y el ataque se había producido fuera del área de exclusión.

El hundimiento del “Belgrano” marcó el comienzo del enfrentamiento bélico abierto entre los dos países. A partir del dos de mayo se produciría una feroz respuesta argentina con los Mirage y Exocet que habían sido puestos en forma inmediata a su disposición. Los mortíferos “Exocet” disparados por la aviación peruana, con los colores argentinos, hundieron sucesivamente al destructor “Sheffield”, a los portacontenedores “Atlantic Conveyor” y Glamorgan” y dañaron gravemente al portaaviones “Hermes” y destructores “Glasgow” y “Exeter”, y con otro tipo de misiles mandaron a pique al destructor “Coventry”, fragatas “Antelope” y “Ardent” y los buques de desembarco “Sir Galahad” y “Sir Tristam”.

ACUERDO SECRETO

Paralelamente al viaje de los Mirage peruanos a Argentina, lo que ocurrió a fines de abril de 1982, a solo semanas de haberse registrado la ocupación argentina de las Malvinas y el país rioplatense soportaba una descomunal presión bélica inglesa, Perú procedió a ejecutar el acuerdo secreto para vigilar y actuar contra las fuerzas armadas chilenas, país entonces gobernado por el general Augusto Pinochet.

El presidente Fernando Belaunde Terry ordenó a la Marina movilizarse a la frontera con Chile y alistarse, en coordinación con el Ejército y la FAP, a atacar los enclaves militar chilenos en caso este país resolviera agredir militarmente a Argentina. La Marina cumplió con mover su flota al sur y emplazarse en alta mar en línea recta a Arica y Antofagasta.

¿De qué manera se movilizaron las otras armas peruanas en este dispositivo bélico? Es algo que no se conoce aún porque se mantiene en secreto.

El temor de una agresión chilena estaba determinado por la reclamación de este país de una porción de la Patagonia argentina que la reclamaba como suya. Ante la posibilidad de que se produzca, el gobierno militar de Leopoldo Galtieri, resolvió destacar gran parte de su ejército profesional a las líneas de frontera y mandar a las Malvinas un regimiento compuesto mayoritariamente por conscriptos, que no tenían formación militar de combate. A pesar de su inexperiencia, pelearon como los mejores y sucumbieron ante el mayor poder bélico inglés.

TRIANGULACIÓN

El apoyo peruano a favor de la justa causa argentina llegó a niveles nunca antes registrados en el mundo, porque conforme lo han divulgado historiadores argentinos, uno de ellos Hernán Dobry, en su libro “Los rabinos de las Malvinas”, Perú firmó órdenes en blanco de compra de armamento para que Argentina adquiera en Israel las armas en las cantidades que necesitase. Este país, en una inteligente transacción aprobada por el primer ministro Menajem Begin e igualmente en clara adhesión a Argentina, satisfizo los pedidos entregando armamento en barcos pintados con los colores peruanos, para enviarlos al teatro de operaciones, previa escala en Perú.

Dobry revela que hubo otra operación de triangulación de compra de armas en Israel para Argentina, consistente en 23 aviones Mirage 3-C, fabricados en la década del ‘70 y que habían peleado en la “Guerra de los Seis Días”. Las naves fueron pintadas con insignias peruanas para que no se piense que iban para Argentina y los barcos argentinos que los recogieron también fueron pintados con banderas peruanas. Las naves no llegaron a usarse por falta de equipos.

“Se les dio lo que se podía. Pidieron aviones Mirage, Sukhoi, submarinos, buques, misiles, entre otras armas, y no se les envió los Sukhoi, pues el Perú era el único que los tenía en la región, e iba a quedar en evidencia que estaba ayudando a Argentina”, ha narrado en una entrevista periodística a un medio local el congresista Víctor Andrés García Belaunde, quien en 1982 se desempeñaba como secretario general del despacho del presidente Belaunde.

EN BUSCA DE EXOCET

La primera ministro británica, Margaret Thatcher, al borde de un ataque de nervios, ante la devastación que causaban a su Armada los Mirage V y Exocet peruanos, que en ese momento no se conocían sus verdaderas procedencias, presionó al primer ministro de Francia, Francois Mitterand, cuyo país era el fabricante de estas mortíferas armas, para que le entregue las claves de los Exocet, con el fin de inutilizarlos electrónicamente, bajo la amenaza de lanzar una bomba atómica sobre la ciudad argentina de Córdoba.

Mitterand no cedió porque en ese momento a Argentina solo le quedaba un Exocet y los que posteriormente usó eran peruanos y no argentinos y esto no lo sabía Francia.

La devastadora respuesta argentina al hundir siete naves británicas y dañar gravemente a otro tanto, incluido el portaaviones “Hermes”, agotó su parque de “Exocet” y otros misiles, por lo cual movilizó a su diplomacia y contrainteligencia para conseguirlos preferentemente en Francia, país que le había congelado la entrega de un lote de nueve “Exocet” en el marco de un contrato de venta de 14, de los cuales solo llegó a entregarle cuatro antes de la guerra.

La única alternativa que quedaba era obtener un lote de “Exocet” que Francia tenía pendiente de entregar al Perú y que éste al recibirlos, en una encubierta negociación de triangulación, debía enviarlos a Argentina. Pero la operación fracasó por la infidencia de un agregado militar argentino en Francia que tuvo la absurda y estúpida ocurrencia de preguntar a uno de los fabricantes franceses: “¿Cómo va lo de los Exocet para el Perú?” Los fabricantes congelaron el suministro de estos misiles al Perú.

Por la razones expuestas no es aventurado sostener que Argentina estuvo a punto de hacerse de la victoria, que le fue negada por la falta de parque aéreo y misilístico.


Fuente:
PaginaPopular.net

Militares chilenas



EJÉRCITO








FUERZA AÉREA






Aquí una con rasgos más andinos


ARMADA










Perú prueba sus plataformas terrestres en la Cruz de Hueso





La 18ª Brigada Blindada del Ejército del Perú, con sede en el Fuerte Rímac de la ciudad de Lima, ha realizado un ejercicio de entrenamiento con sus tanques T-55, blindados a orugas de transporte de personal M-113, compañías de morteros y fusileros en el campo de pruebas Cruz de Hueso, ubicado a unos 46 kilómetros al sur de Lima. El ejercicio se llevó a cabo con munición viva entre los días 10 y 14 del mes de marzo 2015.

El objetivo de la maniobra era revalidar las capacidades de las tripulaciones en el uso operativo de sus vehículos blindados, la efectividad de las formaciones militares para batir objetivos y el uso combinado de diferentes sistemas de armas.

Una brigada con historia

La 18ª Brigada Blindada forma parte de la II División del Ejército junto a la 1ª y 3ª Brigada de Fuerzas Especiales. Su más remoto antecedente data de la guerra con Ecuador, en el año 1941, en la que 12 tanques LPT-1 de fabricación checa, pertenecientes al Batallón de Carros de Combate Nº1 con sede en la localidad de Rímac, Lima, participaron en las maniobras de expulsión de fuerzas hostiles y ocupación de territorio ecuatoriano. No obstante, no es hasta el 13 de octubre de 1981 que se crea oficialmente la unidad como 18ª División Blindada, que fue reorganizada un 18 de diciembre de 2002 en la actual agrupación militar como Brigada.


Fuente
Infodefensa